Causas comunes del fracaso de la estrategia.

Tan solo 1 de cada 10 empresas logra ejecutar exitosamente su estrategia. Este fenómeno es de carácter multifactorial y dentro de los principales factores encontramos los siguientes:

 

1.      Falta de Ubicación Estratégica.
Aunque es un principio elemental del diseño estrategias, muchas organizaciones no dan la importancia adecuada al análisis del entorno y capacidades, proceso mediante el cual situamos a la organización en un mapa de competencia para conocer exactamente en donde estamos situados en comparación con el mercado actual.

 

2.      Destino Estratégico difuso.
Para el diseño y ejecución de la estrategia es tan importante el “donde estamos” como el “hacia donde nos dirigimos”. El no tener claramente definida la dirección de nuestra organización origina que los esfuerzos de la organización no generen el impacto necesario para alcanzar nuestras metas.

 

3.      Falta de Compromiso de la Dirección.
La estrategia, mas allá de ser un documento o guía, es todo un proceso en el cual se requiere pleno compromiso de toda la organización. La falta de compromiso o liderazgo de la Dirección se convierte inmediatamente en una sentencia fatal para la estrategia al ser estos los líderes y administradores de los recursos. Ninguna estrategia será ejecutada con éxito sin el pleno convencimiento y colaboración de los Directivos de la organización.

 

4.      Falta de Enfoque Estratégico.
El enfoque de la estrategia es de carácter sistémico, lo que significa que todos los elementos y actividades dentro de la organización deberán trabajar de manera síncrona y en donde cada individuo y tarea debe tener en consideración su apego a la estrategia de la organización. Deberá ser bien comprendido que todos los elementos son importantes para la ejecución y tener claro cuál es la aportación que brinda cada quien a la organización.

 

5.      Mala distribución de los recursos.
Aun la mejor estrategia puede fallar si la distribución de los recursos no está enfocada a los proyectos e iniciativas estratégicas. Todos los recursos deben ser distribuidos de modo tal que exista una congruencia entre los objetivos estratégicos y los recursos que la organización destina a su consecución.

Fuente: MIBC México www.mibc.ca

 

Search

Copyright ©2020 conaii.org - Design by Hostingflow.com
f t g m
Visitas del artículo
49066